luna

Este conjunto arquitectónico cuenta con seis habitaciones distribuidas en tres pisos. Se escucha en Luna el reconfortante sonido del agua proveniente de una fuente que rodea la terraza. Si el muro redondo en el lobby del primer conjunto sugiere la forma del sol, la arquitecta Laura Carballo decidió construir el edificio adyacente con una forma complementaria, femenina. Hay una hermosa vista de los jardines antes de llegar al segundo nivel. Una pequeña y acogedora salita es el distribuidor para tres habitaciones muy especiales. El nombre de los cuartos tiene que ver con algún rasgo peculiar importante. Así, Sandias está decorada con muchas piezas en madera pintada de esa fruta. Mirador, en el más alto nivel, se llama así por su panorámica vista.